• Mié. Feb 28th, 2024

Hijos aún más franquistas que sus “papis”

Por@GuadalquivRadio

Oct 9, 2019

Ortega Smith o Díaz Ayuso son algunos de los casos más notorios, pero hay otros muchos, y en los últimos días se han encargado de hacerse notar.

La reciente sentencia del Tribunal Supremo ratificando la ley impulsada por el Partido Socialista para la exhumación del dictador Francisco Franco ha sido la gota que ha colmado el vaso. El detonante que ha actuado como un pedazo de queso que saca a los jóvenes ratones de su escondrijo, aunque a decir verdad, muchos de estos roedores no habían tenido ganas ni necesidad de ocultarse nunca.

Ni que decir tiene el franquismo no desapareció en el 75 con la muerte de Franco, y que permanece presente en la sociedad española. Su herencia ha beneficiado y beneficia a unos pocos “privilegiados”, y sigue amargando y desangrando a otros muchos. Aquellos que han sufrido y padecido y continúan haciéndolo, de manera directa o indirecta, sus métodos fascistas y genocidas.

Sus hilos son muchos y muy alargados, y se extienden hacia multitud de direcciones tejidos por una transición bastante interesada en que esto sucediera así.

Desde Villar Mir a “Billy el niño”, desde Fraga a Juan Carlos I…y otros mil casos que me dejo en el tintero.

Recientemente se han multiplicado las visitas al Valle de los Caídos, han sido muchas y muy diversas. Desde familias con niños instruidos en los principios del régimen desde que son destetados, hasta excursiones de abuelos con apariencia afable que albergan al demonio dentro. Visitas con un denominador común, rebosar fascismo por los cuatro costados. Algunos medios de comunicación —Telecinco— han catalogado a estos visitantes como “nostálgicos”. Qué bello es nuestro lenguaje, que permite blanquear y embellecer la historia a nuestro antojo gracias a un rico repertorio de calificativos.

En el mismo Valle tenemos a uno de los roedores más combativo, el Prior de la Basílica, Santiago Cantera. Dejaremos a los más “ilustres” para el final, que es lo que merecen.

Este Prior, que paga con el dinero del Estado hasta el vino que bebe en sus misas, tiene el cuello de la sotana tan bien puesto que se permite el lujo de mandar cartas al Gobierno desacatando así la orden del Supremo y de pelear hasta la saciedad para tratar de evitar la exhumación de su idolatrado dictador. Este monje Benedictino y falangista nacido en 1972 se ha convertido en todo un cruzado en defensa del franquismo y ha obtenido poco menos que un bofetón de indiferencia en la cara por parte del Tribunal Supremo.

Pasemos muy por encima de la familia Franco y su Fundación — sí, aunque suene a broma, existe una Fundación Francisco Franco— que reclama un trato digno para su querido familiar tergiversando la historia, atropellando a la justicia y viviendo a cuerpo de rey gracias al legado de su querido abuelo. Han recibido la misma bofetada.

Ortega Smith, la rata más grande de la camada, no ha dudado en incendiar el ambiente y llevar el debate al fango. Tiene el privilegio de soltar una falacia que ni el tribunal franquista se atrevió a afirmar ni condenar: “las 13 rosas torturaban, violaban y asesinaban vilmente”. Con esta sandez busca defender el asesinato de unas mujeres que lo único que hicieron fue pensar por sí mismas y “adherirse a la rebelión”, causa real por la que fueron condenadas por el franquismo. Pero qué vamos a esperar de un tipo como Ortega, capaz de mentir intencionadamente con tal de generar odio y tensión, hasta el punto de sostener que el problema de las pensiones viene generado por la inmigración, cuando sabe que las partidas económicas no tienen nada que ver. Debería preocuparse más por los chiringuitos de los que vivía, por ejemplo, el líder de su partido.

Díaz Ayuso tampoco ha querido esconderse. La Community Manager del perro de Esperanza Aguirre convertida en Presidenta de la Comunidad de Madrid ha mostrado sus cartas con un discurso escrito y meditado en la misma línea del de Smith, justificar y tergiversar la historia e incendiar el debate con afirmaciones como que lo siguiente será que ardan las parroquias del barrio. Yo me pregunto: ¿de verdad no se sienten ridículos al soltar estas barbaridades por su boca?.

De verdad espero que los partidos aclaren sus posturas con respecto a este tema de una vez por todas, y por supuesto, que el mes que viene el dictador no siga en un sitio que no merece.

About Author