• Dom. Jun 16th, 2024

Tráfico defiende que el Sistema CAPA optimiza los recursos, refuerza el aprendizaje de los alumnos y reduce los tiempos de espera para los exámenes de conducir

Por@GuadalquivRadio

Mar 22, 2021

Tráfico defiende que el Sistema CAPA optimiza los recursos, refuerza el aprendizaje de los alumnos y reduce los tiempos de espera para los exámenes de conducir

 

El jefe provincial de la DGT explica que se oferta a las autoescuelas un número suficiente de pruebas por ciclos periódicos

 

En febrero, se han realizado 2.838 pruebas teóricas, de circulación y de destreza, lo que supone casi un 5 por ciento más que en el mismo mes del año pasado

El porcentaje de aptos en la primera convocatoria ha crecido del 46 al 50 por ciento desde la implantación del sistema

La Jefatura Provincial de la Dirección General de Tráfico (DGT) ha hecho balance de los primeros nueve meses de funcionamiento del Sistema CAPA (Capacidad para las Pruebas de Aptitud), que comenzó a implantarse a finales mayo de 2020, poco después de levantarse el confinamiento decretado a raíz del primer estado de alarma originado por la pandemia. El objetivo de esta nueva herramienta era facilitar la organización del calendario de exámenes de conducir, optimizar los recursos existentes para mejorar los tiempos de espera y, además, reforzar el aprendizaje y la preparación de los alumnos. Los datos reflejan que el sistema ha mejorado las capacidades con las que los aspirantes afrontan las pruebas, ya que ha aumentado en casi cuatro puntos el porcentaje de aptos en la primera convocatoria. En febrero de 2020, ese indicador era de 46,78 por ciento, mientras que en la actualidad es del 50,13 por ciento.

 

Además, también es importante indicar que se han reducido considerablemente los tiempos de espera para presentar alumnos a la prueba práctica y ha mejorado la gestión de los exámenes.

 

Este procedimiento toma como punto de partida el número de alumnos de las autoescuelas con el teórico aprobado en los últimos dos años, comparándolo con la bolsa total de cada Centro de Examen y aplicando un factor de corrección para evitar distorsiones en la bolsa de las autoescuelas con un alto índice de suspensos. El algoritmo tiene en cuenta la bolsa de alumnos de las autoescuelas, la capacidad de examen de la Jefatura y una duración secuencial y determinada del ciclo para gestionar la actual demanda de exámenes de conducir. Es decir, se calcula cuántos alumnos tienen y cuántos examinadores, y determinan la capacidad de respuesta de la DGT para examinar, y establecen el número máximo que una autoescuela puede llevar a examen.

 

Tal y como lo resume el jefe provincial de Tráfico, se trata de “un sistema de cita previa de exámenes”: “Se está ofertando a las autoescuelas de la provincia un número suficiente de pruebas por ciclos periódicos continuados, lo que permite priorizar a los alumnos en función de sus necesidades. Se trata de un sistema dinámico, que evalúa qué necesita cada autoescuela y le da las plazas de acuerdo a la cantidad de personas que haya en bolsa, es decir, con la prueba teórica aprobada”, aclara.

Las estadísticas ponen de manifiesto que en la provincia de Jaén hay una oferta abundante y que el sistema es “justo y proporcional”, tal y como lo define Juan Diego Ramírez. Así, en febrero de 2020 (antes de la pandemia), se realizaron 2.743 pruebas (838 teóricas, 468 de destreza y 1.445 de circulación). Este mes de febrero, se han completado 2.838 pruebas (887 teóricas, 469 de destreza y 1.502 de circulación), lo que supone casi un 5 por ciento más.

El jefe provincial de Tráfico aporta otros datos para poner de relieve que el calendario de pruebas que se está ofertando en la provincia es más que suficiente. “En esta misma semana, hemos ofrecido 355 solicitudes de exámenes y las escuelas solo han presentado 260, es decir, quedan 95 alumnos que se podían examinar si tuvieran más demanda”, ha aclarado.

El Sistema CAPA también tiene la ventaja de que en verano también hay ventanas para realizar exámenes, lo que permite a las autoescuelas poder presentar alumnos en los meses estivales, que es cuando más demanda tienen. “Se les garantiza cupos todos los meses del año, algo que antes no ocurría”, añade. Igualmente, La herramienta permite modificaciones y mejoras constantes. Prueba de ello es el sistema de aspirantes en reserva para cuando se puede dar una mayor capacidad, o el no perder nunca la capacidad de examen otorgada a cada autoescuela, ya que lo no utilizado en un ciclo se guarda para los siguientes. “Ayuda a una mejor organización de la capacidad de la que se dispone, de tal manera que las autoescuelas pueden conocer con antelación las fechas de examen, lo que repercute en una mejor formación de los aspirantes”, concluye Juan Diego Ramírez.

 

About Author